La iniciativa de unidades caninas en los principales puertos de Honduras, ha logrado elevar el nivel de seguridad en las operaciones marítimas y portuarias a través de operativos de prevención en los controles de acceso, al costado de las embarcaciones internacionales y operativos de reacción cuando se descubren inconsistencias, en los vehículos y carga que entra y sale de los puertos.   

Cuando las autoridades portuarias tienen sospechas de un buque o contenedor contaminado, llaman a las unidades caninas especializadas para inspección a instalaciones portuarias y buques internacionales y se consigue una reacción casi al instante para neutralizar las amenazas en el menor tiempo posible.