La Comisión Nacional de Protección Portuaria (CNPP), Autoridad Designada para la aplicación del Código Internacional para la Protección de Buque y de las Instalaciones Portuarias (PBIP), supervisó la ejecución del “Ejercicio Anual de Seguridad y Protección Marítima y Portuaria».

El simulacro se desarrolló en las instalaciones de la terminal especializada de contenedores, Operadora Portuaria Centroamericana (OPC), en Puerto Cortés, donde se simuló: Ataque con explosivos y armas químicas, tráfico de sustancias prohibidas, polizón y tripulante con síntomas de COVID-19 enfermedad por el Coronavirus.

Como parte del protocolo en una situación similar, de inmediato se elevó a nivel 3 la protección portuaria, que es el nivel máximo de protección que se adopta en una instalación de estas características de acuerdo al código internacional para la Protección a Buques y de las Instalaciones Portuarias (PBIP), iniciándose todas las acciones aprobadas en el Plan de Protección de la Instalación Portuaria entre las que destaca la comunicación y coordinación con las Autoridades Portuarias, Fuerzas Amigas, Unidades de Respuesta y Rescate, para localizar e interceptar dichas amenazas y restablecer las operaciones en el menor tiempo posible.